fbpx
¿Quieres que tu perro no se suba al sofá?
perro no suba al sofá

Si eres de los que no quieres que tu perro se suba al sofá, te voy a explicar una forma de lograrlo de forma sencilla.

Pero antes de ponerme a ello, quiero que sepas que el que tu perro suba o no al sofá es algo muy personal que cada familia tiene que decidir si lo permite o no.

No tiene nada que ver con la educación o comportamiento de tu perro, sino más bien con una preferencia personal de las personas de la casa.

¿Por qué se suben los perros al sofá?

Pues por la misma razón que lo hacemos nosotros: porque son muy cómodos.

Así que lo primero que tienes que hacer para que no se suba al sofá es conseguir una cama cómoda para tu perro y colocarla cerca del sofá.

Esto de qué cama comprar y dónde colocarla cama es todo un mundo, no consiste en elegir la que pega con nuestra decoración y colocarla en un rincón donde menos estorba.

Ten en cuenta que es un lugar donde quieres que tu perro descanse mucho tiempo, así que elige una donde tu perro pueda tumbarse de forma cómoda y colócala en un lugar donde a tu perro le guste estar. Para esto, nada mejor que conocer a tu perro, pues a algunos le gusta más cerca del radiador, a otros donde da el sol de la ventana, a otros les gustan camas grandes donde puedan estirarse y otros camas más pequeñas donde puedan hacerse una bolita…

Aquí tienes un artículo más completo sobre cómo elegir un buen lugar de descanso para tu perro.

¿Cómo evito que se suba al sofá?

Para conseguir esto hay mil y una táctica, pero quiero explicarte una que te va a servir tanto si estás en casa como si no lo estás.

Si tu perro sube al sofá porque es un sitio cómo para descansar, hazlo incómodo para que no se suba.

Una forma fácil de conseguirlo es poner en el sofá una funda de asiento de bolas de madera debajo de una manta para que tu perro no la vea.

como evitar que tu perro suba al sofá
De este estilo me refiero (imagen de Aliexpress)

De esta forma, tu perro subirá al sofá, lo encontrará incómodo y decidirá que es mejor dormir en esa cama tan maravillosa que le has colocado justo al lado.

Suena bien, ¿verdad?

IMPORTANTE

Al poner en el sofá un elemento que hace que para tu perro sea incómodo dormir allí, lo que estás haciendo es castigar una conducta. Es decir, la conducta de dormir en el sofá que antes era cómoda, ahora ya no lo es debido a esta alfombra de bolitas de madera.

Tu perro, al no encontrar cómodo el sofá, buscará otros lugares donde descansar como la nueva cama que hayas colocado.

Pero esto no pasará de un día para otro, pues verás que algunos días intenta volver a subirse al sofá para comprobar si sigue siendo incómodo. Esto de que la conducta disminuya poco a poco es lo ideal (aunque no te lo parezca), pues te indica que este «castigo» no tiene consecuencias negativas para tu perro.

Ten en cuenta para conseguir que tu perro no suba al sofá…

Aparte de que es un lugar más cómodo para descansar, muchos perros suben al sofá por el hecho de poder estar más cerca de nuestra. Esto no es un problema, de hecho esos ratitos juntos pueden ser un momento muy saludable y relajante para ambos.

Si tu perro tiene un problema de hiperapego, tendrás que tratar ese problema para lograr resultados.

Pero si tu perro tiene problemas para estar lejos de ti, no sirve de nada colocar algo incómodo para evitar que tu perro suba al sofá. Seguramente la ansiedad que le genera estar separado de ti sea tan fuerte que le da igual estar incómodo con tal de estar junto a ti.

Y lo más importante, aunque lograses que no subiera al sofá, tu perro estaría pasándolo mal separado de ti. Esto no solo es perjudicial para tu perro, sino que genera otros problemas de comportamiento.

Por favor, trata el hiperapego de tu perro.

También ten en cuenta que no ser consistente con las normas de la casa, sean cuales sean, es un gran generador de estrés para un perro.

Puedes decidir que no suba nunca al sofá, que lo haga solo si se lo permitís vosotros o que se suba cuando le de la gana. Pero sea lo que sea, conservar esa norma de forma consistente.

No hay problema si antes se subía al sofá y queréis enseñarle a no hacerlo, pero lo que no es bueno es que un día pueda hacerlo y otro no.

¿Te recomiendo este método?

Pues a ver, ante la alternativa de que grites a tu perro, le eches del sofá de malas formas o cualquier otra situación fruto de la desesperación de no saber solucionar esto, sí, mucho mejor hacerlo así.

Además que es una forma sencilla de conseguirlo y que te sirve también para cuando no estás en casa.

Pero para mí lo ideal es trabajar con tu perro para enseñarle que mejor dormir en su cama, claro que requiere de más esfuerzo y tiempo por tu parte.

¿Cómo lo suelo hacer yo?

Pues una vez que elijo y coloco una cama cómoda para mis perros, la asocio con cosas positivas: le doy algún premio en ella, algún masticable para que se entretenga…

Si se sube al sofá cuando no quiero, le pido que se baje y le acompaño a su cama. No solo se la señalo diciendo un «a tu cama», sino que le invito a tumbarse, me quedo con el un ratito hasta que se relaja en ella…

Y por supuesto, trabajo cualquier problema emocional que pueda entorpecer ese trabajo como el hiperapego.

De hecho, mis perros pueden subir al sofá siempre que quieran, pero en general suelen preferir sus camas porque les resulta mucho más cómodo dormir en ellas.

Deja un comentario

Perros de Ciudad utiliza cookies para mejorar la web y facilitarte su uso. Si sigues navegando, entiendo que te parece bien, pero si tienes dudas, aquí te lo explico mejor.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar