fbpx
Mi perro no viene cuando le llamo, ¿qué puedo hacer?

La pregunta que más se repite en las consultas de adiestramiento y educación canina es ¿qué puedo hacer si mi perro no viene cuándo le llamo? Y no es para menos, porque si tu perro no atiende bien a tu llamada te arriesgas a que sufra un accidente.

Que tu perro venga cuando le llamas es lo más importante que debes conseguir con él. Y no es complicado conseguirlo si tienes en cuenta todos los elementos que afectan a la llamada y practicas un poco cada día tal y como te explico en este artículo.

Contenido del artículo

Y te lo digo por propia experiencia, pues yo era de las que pensaba: «debería de practicar la llamada» y al final lo iba dejando por una cosa y por otra. Hasta que un día, cuando estaba con mi madre, Balú se escapó, cruzó una carretera y le atropelló un coche. Afortunadamente todo quedó en el peor susto de nuestra vida y una cola rota, pero ese día me dije: «de hoy no pasa». Y empecé a practicar la llamada.

No quiero que a ti pase lo mismo cuando evitarlo está al alcance tu mano. Por eso hoy quiero abordar este tema de forma extensa, para no dejar nada en el tintero. Quiero que hoy mismo empieces a entrenar para poder soltar a tu perro con la tranquilidad de que acudirá cuando le llamas.

¿Por qué tu perro no acude a la llamada?

No hay un único motivo por el que tu perro no te hace caso.

Muchos perros siempre vienen cuando les llaman en casa o cuando están tranquilos en el paseo y, sin embargo, no vienen cuando les llaman para atarles e irse a casa si están jugando u olisqueando. Y es que cuando llamas a tu perro, este tiene que dejar lo que esté haciendo para acudir a tu lado pero, ¿te has preguntado por qué debería hacerlo?

Los perros no son robots, ni la llamada la realizas siempre en las mismas circunstancias. No es lo mismo llamarle en casa cuando está aburrido que en el parque cuando persigue una liebre. En cada circunstancia afectará un aspecto u otro a la respuesta de tu perro.

Entrenar la llamada con tu perro

Y aunque no hay una única razón por la que tu perro no viene cuando le llamas, los motivos más habituales son:

  • No has entrenado la llamada.
  • Tu perro no te escucha cuando le llamas.
  • Te ignora a propósito para no acudir a ti (por muchos motivos, por ejemplo porque solo le llamas para cosas negativas como atarle).
  • Le llamas todo el tiempo en el paseo.

Porque para que tu perro venga cuando le llames tienes que enseñarle a venir cuando le llames. Es decir, tienes que entrenar con él la llamada sino ¿por qué va a venir si no sabe que tiene que hacerlo? Entrenar la llamada es el primer paso, pero no es el único.

Así que antes de empezar a entrenar la llamada, hay que solucionar estas circunstancias que también influyen en que tu perro te haga caso cuando le llamas.

¿Por qué tu perro TE IGNORA cuando le llamas?

No hay un único motivo por el que tu perro no te hace caso.

Cuando un perro se concentra en una actividad, otros estímulos del ambiente pasan a un segundo plano. Esto quiere decir que, por ejemplo, si tu perro está olisqueando o jugando con otros perros es probable que no te escuche cuando le llamas. Y claro, ¿cómo quieres que te haga caso si ni siquiera te ha escuchado?

Así que la próxima vez que necesites llamar a tu perro, hazlo cuando pueda escucharte.

Por ejemplo, en este vídeo puedes ver cómo espero a que Plumita mire alrededor para llamarla:

Reproducir video acerca de Mi perro no acude a la llamada

Ahora, si estás haciendo esto bien, estás seguro que tu perro te está escuchando pero te ignora, hay dos motivos principales:

  • Le estás llamando todo el paseo, bien porque se aleja demasiado o porque no puedes parar de hablarle por costumbre.
  • Sabe que acudir a ti va a tener consecuencias negativas como quitarle la pelota, atarle, regañarle, etc.
Vamos a ver qué hacer en cada uno de estos momentos.

Tu perro se aleja demasiado

Y por eso le llamas todo el rato en los paseos.

Antes de soltar a tu perro, asegúrate de que lo haces en un lugar seguro donde no haya peligros. Si no es así, y vas a ir en tensión todo el paseo llamándole cada dos por tres, no lo hagas. 

Es mucho mejor pasear con una correa larga que estar llamando a tu perro todo el tiempo para que acuda a ti. Créeme que así no va a disfrutar del paseo porque va a estar pendiente de ti por si le llamas. Pero es que además, al final se va a aburrir de venir «para nada» y dejará de hacerlo.

Y si eres de los que llama a su perro sin parar en los paseos por pura inercia, deja de hacerlo. Esto es como la fábula de Pedro y el Lobo, al final tu perro estará tan harto de que le llames para nada que no te hará ni caso cuando lo necesites.

En el caso de que tu perro se aleje mucho de ti y sientas inseguridad al perderle de vista, es muy recomendable usar un GPS para tenerle localizado. Está claro que habrá muchos lugares donde no puedas soltarle, pero seguro que encontrarás sitios de naturaleza donde pueda alejarse sabiendo que no pasará nada y estés tranquilo porque sabes que siempre vuelve y, que si lo necesitas, con el GPS sabes donde está. 

Y del mismo modo, si por la noche le pierdes de vista más fácilmente, utiliza una luz en el arnés o collar de tu perro para saber dónde está sin necesidad de llamarle todo el tiempo en el paseo.

¿TU PERRO NO ESTÁ PENDIENTE DE TI?

Si llamas a tu perro porque se despista y te gustaría que estuviera más pendiente de ti, puedes motivar a tu perro para que no sea así.

Por ejemplo, puedes cambiar de dirección en el paseo cuando tu perro esté distraído sin avisarle. Así cuando se de cuenta, te buscará. Verás como tu perro se divierte y a la vez se acostumbra a estar pendiente de ti en los paseos. 

Eso sí, no hagas esto esto cuando tu perro esté muy inmerso en una actividad, por ejemplo jugando con otro perro pues no se va a enterar y cuando se de cuenta de que no estés, puede ser tarde.

Si necesitas llamarle para algo negativo

La fuerza de la relación lo hace posible (más allá de trucos).

Si cuando tu perro acude a ti es para algo negativo, ¿por qué lo va a hacer?

Pues lo hará no porque te tenga que hacer caso, ni porque le vayas a dar una salchicha, ni se trata de engañarle. Un vínculo fuerte y sano con tu perro lo hará posible.

Pero claro, esto de tener un vínculo fuerte se consigue desde el respeto hacia tu perro. Suena obvio pero créeme que no suele estilarse por ahí.

En cuanto a este momento de llamarle con una consecuencia negativa, algunos consejos son:

  • No llames a tu perro para cosas negativas si puedes evitarlo. Por ejemplo, si está jugando con sus amigos, llámalo, sigue el paseo un poco suelto y luego átale para iros a casa (para no cortar la diversión de golpe).
  • No le castigues al llegar a ti. La llamada, siempre, tiene que terminar en caricias si acude a ti. Aunque lo haga a cuando le has llamado 30 veces antes y no te ha hecho ni caso. Si llega hasta ti, felicita (y soluciona los problemas que han impedido que acudiera antes).
  • Y al hilo de lo anterior, tómate cada llamada como un entrenamiento, así que ten paciencia y no te enfades. Tu le llamas, si acude felicitas muy contento y si no… pues vuelves a llamarle igual de feliz (que no se te note el cabreo).
  • Tampoco engañes a tu perro haciéndole creer que no os vais y, cuando llega, le atas a traición. Tu perro no es tonto y esto te funcionará las primeras veces, pero a la larga no funciona, hará que no acuda a ti cuando lo necesita y  daña vuestra relación.

Y aparte de todo esto, recuerda que si crees que no te va a hacer caso cuando le llamas, no le sueltes. Entrena más la llamada para no llegar a ese momento desesperante de tener que irte y que tu perro te toree. 

Tu perro SALE CORRIENDO cuando le llamas

¿Qué has hecho para que esto ocurra?

Cuando llamas a tu perro, espera a que acuda a ti. Si no lo hace, es que necesitas entrenar más la llamada en esos entornos, pero no se trata de perseguir a tu perro.

No digo que haya algún momento en el que no te quede otra que perseguirle para atarlo. Pero evita que vuelva a pasar y se convierta en una costumbre.

Las causas más habituales para esto suelen ser:

  • No conviertas el momento de atar a tu perro en un juego de persecución. Entrena la llamada más, no le sueltes o incluso llámale y echa a correr para que te persiga. Pero no salgas corriendo detrás de tu perro porque es un juego que les encanta y no consiste en dejarse atrapar precisamente.
  • No le llames para cosa negativas, pues tu perro va a huir para evitarlo (justo antes te hablaba de esto).
  • Tiene algo en la boca y siente miedo de que se lo quites cuando acuda a ti. Esto merece un artículo aparte, pero el resumen sería evitar que esto ocurra, enseñarle a soltar y no convertirte en el que siempre le quita las cosas. 

ENTRENAR la llamada con tu perro

Entrenamiento básico.

Para que tu pero venga cuando le llames, tienes que crear una motivación que haga que quiera acudir a ti.

¿La comida?

Está bien para empezar, pero una motivación mucho más fuerte frente a otros estímulos es vuestro vínculo.

Teniendo esto en cuenta, puedes entrenar con tu perro de esta forma:

  1. Practica en tu casa a llamarle y, cuando venga, dale un trozo de comida y muchos mimos. Es muy importante que le montes una fiesta de cariño para que al final, sea mucho más importante recibir tus afecto que la comida. 
  2. Poco a poco, incrementa la dificultad practicando en sesiones cortas con más distracciones en casa o en la calle. La clave está en introducir las distracciones poco a poco. Por ejemplo, en casa puedes empezar a practicar cuando estáis solos y tu perro está tranquilo, y después hacerlo con algunos juguetes cerca, cuando está con otra persona… Como vez, cada vez es un poquito más de exigencia la que le pides de dejar lo que está haciendo para acudir a ti a recibir caricias.
  3. Cuando responda bien en casa, puedes hacerlo en el parque, empezando por situaciones sencillas sin que haya estímulos que llamen su atención e ir incrementando la dificultad.

Es muy importante que si no estás en un lugar seguro para practicar la llamada con tu perro suelto, no te arriesgues. Utiliza una correa de entrenamiento de 5 o 10 metros de longitud para darle libertad de forma segura.

YO hago todo esto pero...

¡no consigo que mi perro venga!

Al entrenar con tu perro la llamada, tu perro tiene una motivación para acudir a ti. Pero también existe «algo» que le motiva a no hacerlo, como perseguir un conejo.

¿Quién ganará?

Pues verás, no todo depende del entrenamiento de la llamada. De hecho, nunca podrás tener una llamada fiable al 100%, por mucho que te lo digan en algunos cursos para vendértelos.

Entonces, ¿qué hacer?

2 comentarios en «Mi perro no viene cuando le llamo, ¿qué puedo hacer?»

  1. Muchas gracias María, muy interesante el artículo y muy sencillo de practicar.
    Lo haré con Sansa y con los tres nuevos cachorros que tenemos recogidos.
    Muchas gracias María.

    Responder

Deja un comentario

Perros de Ciudad utiliza cookies para mejorar la web y facilitarte su uso. Si sigues navegando, entiendo que te parece bien, pero si tienes dudas, aquí te lo explico mejor.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar