fbpx
¿Eres capaz de afirmar que estos perros están jugando?

Antes de ver si eres capaz de saber si los perros que vas a ver en el vídeo están jugando o no, te pongo en contexto para darte alguna pista.

Hace unos meses, paseando con mi madre y una de sus amigas, nos situamos en una zona amplia de naturaleza con un perro y una mujer a cierta distancia.

Los perros de la amiga de mi madre fueron a «saludar» al perro y este «jugó» con ellos a perseguirlos un poco.  

En esto que Ata, mi perra, sale corriendo hacia el otro perro y este, otra vez, «juega» con ella a perseguirla. Dan una vuelta amplia con el perro persiguiendo a Ata y continúan la carrera cercándose hacia donde estábamos nosotras.

Mucho «juego».

Mucha «diversión».

Ya sabes 😉

El caso es que cuando Ata estaba muy cerca, uno de los perros de la amiga de mi madre, un perro muy tranquilo, corta la carrera dando 3 ladridos. Ata se para y olfatea el suelo. El otro perro vuelve con su referente.

-No sé por qué ha hecho esto -se extraña la amiga de mi madre- si nunca ladra a otros perros.

A mí la verdad es que no me extrañó.

No es que supiera que iba a pasar justo eso, pero entraba dentro de la normalidad de la situación.

¿A qué me refiero?

A que ese otro perro no estaba «jugando», quería que los otros perros se alejaran.

¿Debería de intervenir?

En este caso no, se estaban entendiendo bien. Y cuando Ata no entendió las cosas, el perro de la amiga de mi madre se encargó de decírselo.

-¡Para coño! -te traduzco la conversación del perro con Ata -no ves que no quiere que sigas así.

¿Eres capaz de diferenciar juego de "estrategia predatoria"?

Decían en un curso de comunicación, que el 70% de lo que la gente llama «juego» no lo es.

A veces, como este día que te cuento, no pasa nada porque la gente no se entere. Los perros están bien, se comunican, se apañan entre ellos, el perro de la amiga de tu madre se encarga de decirle a tu perra las cosas…

Pero en otras ocasiones, evitar la chispa que origine una pelea está en tu mano.

Y puedes evitarlo -a veces muy fácilmente- si sabes lo que está pasando, claro.

Vamos con el reto.

¿Eres capaz de reconocer qué está pasando en el siguiente vídeo? ¿Deberías intervenir?

¿es juego?

Si no has visto el vídeo, hazlo antes de continuar.









¿Lo has visto?

Pues vamos con la respuesta.

He elegido para mostrarte las dos interacciones entre perros que ves en el vídeo porque es muy seguro que la mayoría de la gente que los vea piense que los perros están «jugando». De ahí que te contara esa anécdota del principio.

Y como te imaginarás… no, los perros en el vídeo no están jugando.

En el primer caso, son 3 perros que conviven juntos -digamos que hermanos- y el podenco negro y blanco está intentando que le dejen tranquilo. Para ello, está utilizando una estrategia predatoria en cierre, una forma de comunicación que lleva a confusión al confundirla con juego.

¿Intervendría?

No, no lo haría.

En el segundo caso, te falta un dato para saber que no es juego: los perros se acaban de conocer.

Así que es una estrategia predatoria en apertura, pero no juego.

¿Intervendría?

Tampoco -no cojas a ninguno de los perros en brazos como hace la persona en el vídeo-.

¿Sorprendido?

Mira, ayer recibí un correo de una alumna del Gimnasio sobre las lecciones donde hablo de predación y estrategia predatoria que decía:

«[…] Te escribo porque voy pelín retrasada con el gimnasio y hoy me ponía al día (no he escuchado el audio así que quizá debería esperar) pero es que me ha estallado la cabeza. […]»

Y no me extraña.

A mí, esto de entender así la comunicación de los perros, con las estrategias, me abrió todo un mundo.

¡La de información que me estaba perdiendo por no tener ni idea!

Ya no por el interés personal en saber qué está pasando, sino porque hay ocasiones en las que sí es necesario intervenir para evitar un conflicto. Y si piensas que es juego cuando las cosas se ponen difíciles… no vas a poder ayudar a tu perro.

A menudo escribo a mis suscriptores correos como este que acabas de leer. Si te ha gustado y quieres que también «te explote la cabeza», suscríbete para recibir los correos -es gratis- y también recibirás la información para acceder al Gimnasio si te interesa (donde tienes explicado esto de las estrategias predatorias y varios vídeos comentados -incluidos los que acabas de ver-).

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en ActiveCampaign, proveedor de email marketing. ActiveCampaign también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

Y para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), te aviso de que yo, María Lozano, soy la responsable de los datos que me proporcionas con la finalidad de que te envíe emails con información sobre educación canina y los servicios que ofrezco. Para entender que tus datos están seguros, debes de leer la política de privacidad, donde tienes todos tus derechos detallados. La legitimización para el tratamiento de tus datos y poder enviarte emails es tu consentimiento al aceptar la política de privacidad y el destinatario de tus datos es ActiveCampaign, la plataforma que gestiona el email marketing.

Deja un comentario

Perros de Ciudad utiliza cookies para mejorar la web y facilitarte su uso. Si sigues navegando, entiendo que te parece bien, pero si tienes dudas, aquí te lo explico mejor.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar