fbpx

Autocontrol en el perro

El autocontrol en el perro es lo que le permite afrontar con calma diversas situaciones en su día a día. Son muchos los problemas de conducta que presentan los perros en los que la falta de autocontrol es el detonante o agravante de ellos. Trabajando el autocontrol con tu perro …

Leer másAutocontrol en el perro

Etapas del desarrollo del perro

Quiero realizar contigo un viaje cronológico a través de las etapas del desarrollo del perro desde su nacimiento hasta su vejez.

Estas etapas cobran especial sentido en los primeros meses de vida del cachorro, cuando en pocas semanas pasa de una a otra. Por ello, he querido dedicar a las etapas del primer año de vida del perro especial atención para explicarte en cada una de ellas que capacidades desarrolla el perro y cómo puedes ayudarle a transitarla de la mejor forma posible hasta ser un adulto pleno.

Etapas del desarrollo del perro: Neonatal

DEL NACIMIENTO A LAS 2 SEMANAS

El cachorro nace ciego y sordo, tan solo responde al tacto, al dolor y al frío. Estas primeras dos semanas las pasará pegado a su madre, quien le alimentará, le ayudará a regular su temperatura y le estimulará para hacer sus necesidades lamiéndole sus genitales.

En estas primeras dos semanas los cachorros necesitan tranquilidad y seguridad, por lo que se recomienda no sobre-estimularlos.

Sin embargo, niveles de estrés leve en esta etapa son beneficiosos:

  • cambios de luminosidad en el ambiente como abrir o cerrar la persiana o cortinas, encender o apagar las luces.
  • pequeñas manipulaciones, siempre cortas.
  • algún cambio de temperatura cómo abrir la ventana para ventilar.

Estos pequeños cambios en el ambiente ayudarán al cachorro a tener una buena salud física y mental en un futuro. Pero siempre respetando que en casi la totalidad del tiempo tengan tranquilidad y seguridad junto a su madre.

Etapas del desarrollo del perro: neonatal
Cachorros recién nacidos, tienen los ojos y oídos cerradas.

Etapas del desarrollo del perro: Transición

DE 2 A 3 SEMANAS DE VIDA

A comienzos de la segunda semana, los cachorros empezarán a abrir los ojos y los canales auditivos poco a poco. Es entonces cuando empiezan a explorar el mundo que les rodea e, incluso, se pueden observar algunas conductas de juego.

En esta etapa comienzan a moverse solos: caminar, sentarse o permanecer a cuatro patas, lo que les permite explorar alrededor. También empiezan a defecar y hacer pis por sí mismos, sin estimulación previa de su madre y fuera de donde duermen.

Esta etapa termina en torno a las 3 semanas de vida cuando el cachorro tiene los canales auditivos abiertos. El momento exacto dependerá de la raza y de cada individuo.

Etapas del desarrollo del perro: Socialización

DE 3 A 12 SEMANAS (3 MESES)

En este periodo el cachorro descubre el mundo a su alrededor y vivirá experiencias que marcarán su etapa adulta. Es el momento de disfrutar del entorno junto a su madre y sus hermanos para crecer y nutrirse de experiencias que le harán convertirse en un perro equilibrado.

En estos casi dos meses, hay una etapa crucial que es la conocida como impronta y que bien merece su propio apartado:

Etapas del desarrollo del perro: Impronta

DE LA 5 A LA 8 SEMANA

Durante la impronta, la sensibilización a los estímulos del entorno es máxima. Esto se debe a que el cachorro presenta una madurez motora y sensorial que le permite explorar su entorno pero aún no ha desarrollado las estructuras nerviosas que regulan la neofobia, el miedo a lo nuevo.

La madurez motora hará que el cachorro explore su entorno con cierta autonomía, aunque sin alejarse demasiado de su madre gracias al mecanismo de apego. La madurez sensorial, hace que el cachorro entienda y recoja mejor los datos de su entorno.

Como aún no están desarrolladas las estructuras neuronales de la neofobia en el cerebro del cachorro, este interactúa de manera más libre y proactiva con su entorno. Esto permite que establezca normas generales sobre la manera de actuar con sus congéneres y con el entorno para que cuando aparezca la neofobia no se asuste con facilidad o tenga comportamientos socialmente inadecuados.

Es muy importante en esta etapa que el cachorro permanezca con su madre y hermanos a la vez que tenga contacto con las personas a través de juegos y caricias. De esta forma aprenderá pautas y códigos de ambas especies, evitando que algún gesto o acción de los perros y humanos pueda desencadenar miedo u otras conductas socialmente inadecuadas que dificulten la relación en un futuro.

Etapas del desarrollo del perro: socialización

Aunque una vez que decides tener un perro se hace muy difícil esperar más tiempo para tenerlo contigo, mi consejo es nunca traerlo antes de las 9 semanas de vida a casa. Dejando a tu cachorro con su madre y hermanos hasta al menos, la octava semana, evitará problemas derivados de una mala impronta como agresividad hacia otros perros, inseguridad, ansiedad por separación o hiperactividad entre otros. Y te recomiendo esperar hasta la novena semana pues habrá pasado el periodo de miedos que tiene lugar en la octava semana y que le lleva a asustarse fácilmente y tener grandes problemas de miedos, por lo que un traslado a un nuevo hogar no es lo más adecuado en ese momento.

Aún así, te recomiendo esperar hasta la semana 12 de vida para tener a tu cachorro contigo, pues compartir este periodo con su madre y hermanos marcará el carácter adulto del perro. Nada mejor que convivir con su madre y hermanos estos 3 primeros meses de vida para convertirse en un perro equilibrado, tranquilo y feliz.

Sí, sé que 12 semanas pueden parecer eternas para esperar a tener a tu cachorro en casa, pero es una inversión de futuro que te aportará un perro equilibrado y libre de muchos problemas de comportamiento.

Etapas del desarrollo del perro: Juvenil

DE 3 A 12 MESES

Muchos establecen el fin de esta etapa con la aparición del celo en las hembras y la subida de la testosterona en machos, pero lo cierto es que la madurez sexual poco a nada tiene que ver con la madurez comportamental.

El primer año del perro es un periodo crucial en su desarrollo donde debes educarle y ayudarle a adaptarse a su nueva familia humana. Aprender a quedarse solo en casa, hacer sus necesidades fuera de casa, a dormir en su sitio o a dar un paseo relajado por la calle son cosas a enseñarle este primer año de vida.

Sin embargo, no debes olvidar que sigue siendo un cachorro, por lo que su concentración y aprendizaje es diferente al de un perro adulto.

Durante el primer año de vida, la paciencia y constancia serán la clave.

Adulto

DE 1 A 7 AÑOS

Empieza la etapa adulta, aunque en los primeros años de tu perro podrás seguir viendo comportamientos alocados que te recordarán al cachorro que un día fue.

Para mí es la mejor etapa, con un perro más calmado y tranquilo, deseoso de seguir aprendiendo y disfrutando de tiempo de calidad contigo.

Aunque es cierto que la etapa de cachorro es un momento ideal para que tu perro aprenda a socializar con otros perros e interactuar con su entorno, no deja de ser un cachorro. En su etapa adulta, tu perro tendrá sus capacidades desarrolladas para que puedas entrenar con él y jugar como nunca antes lo habías hecho.

Un perro adulto sigue siendo un perro deseoso de aprender, por lo que no pierdas la oportunidad de formar junto a él un buen equipo. Tu perro necesita más que salir de paseo, comer y dormir.

Puedes realizar ejercicio mental, activar su olfato, enseñarle a no tirar de la correa, entrenar para que venga cuando le llamas… Tan solo dedicando unos minutos al día notarás grandes cambios en tu perro.

Senior

A PARTIR DE 7 AÑOS

No existe una edad exacta a la que los perros entran en esta etapa de abuelos, aunque se suele decir que a partir de los 7 años.

Empieza su etapa más tranquila, más relajada. Verás que poco a poco tu perro quiere jugar menos, pasa más tiempo durmiendo en su cama y los paseos son más relajados.

Aunque cada vez realice menos ejercicio físico, pues su cuerpo envejecerá también, tu perro sigue deseoso de actividad. Mantener activo su cerebro ayudará a que tenga una mejor vejez. Para ello, puedes darle la comida en comederos interactivos adecuando la dificultad a sus características o realizar juegos de olfato.

Te recomiendo empezar a hacer chequeos anuales a tu perro, haciéndole una revisión y un análisis de sangre cuando vayas a vacunarle. Es la forma de prevenir las enfermedades y poderlas tratar a tiempo.

Y sobre todo, disfruta mucho de él, dale muchos mimos y caricias. Deja de lado el móvil y acuéstate a su lado. Los perros tienen un gran inconveniente, y es que el tiempo pasa muy rápido por ellos.

Alimentos prohibidos y aptos para perros

Alimentos aptos y prohibidos para perros

Soy fan de la comida casera para dárselo a los perros en juguetes interactivos, para entrenar o como premio. Pero no vale cualquier cosa que tengamos por la nevera, debes conocer los alimentos aptos y prohibidos para perros antes de darle nada al tuyo por tu cuenta.

¿Qué vas a encontrar en este artículo?

Alimentos PROHIBIDOS para perros

Alimentos APTOS para perros


Vamos a repasar los alimentos, empezando por los que no debería comer.

Alimentos tóxicos para perros

Los siguientes alimentos no debe comerlos tu perro de forma regular o algunos incluso ni en pequeñas cantidades:

CEBOLLA Y AJO

Contienen tiosulfato, sobre todo la cebolla en gran cantidad. Esta sustancia puede producir a tu perro anemia hemolítica, es decir, destrucción de los glóbulos rojos, lo que disminuye la oxigenación de los órganos. Causa especial daño al hígado, incluso un perro que ingiera habitualmente esta sustancia podría llegar a desangrarse si se corta.

Aunque en algunos sitios hablan de utilizar el ajo como desparasitante natural, pero mejor no correr riesgos y evitar la cebolla y el ajo.

SAL

Indispensable para nosotros, es muy dañina para nuestros perros. Y es que los perros solo sudan por los pliegues de sus patas, por lo que queda almacenada en su cuerpo causando un fuerte daño en riñones, hígado, corazón y pudiendo ocasionar hipertensión arterial.

CHOCOLATE

Nada recomendable por dos sustancias que contiene, la terobromina y lacafeína. Aunque le guste a tu perro, su metabolismo no procesa la teobromina, por lo que la mantienen durante largo tiempo en su cuerpo.

Los niveles tóxicos para un perro son 100-200 gramos de teobromina por cada kilogramo de peso del perro, teniendo más presencia cuanto más puro y amargo sea el chocolate. Algunos de los síntomas que presenta una intoxicación por chocolate son: vómitos, diarreas, convulsiones o incluso el coma. 

Alimentos tóxicos para perros

PIEL DE PATATAS

Tu perro puede comer patatas siempre que estén peladas y hervidas. En los brotes y la cáscara de la patata (cuando está verde en especial), se encuentra la solanina, un glucoalcaloide tóxico para perros y humanos por igual. Nosotros podemos comer la cáscara cocinada, ya sea asada, frita o hervida, pero los perros no la toleran de ninguna de las maneras.

NUECES

Las nueces más tóxicas para tu perro son la nuez pecana, la nuez de macadaria y la nuez moscada. Todas ellas contienen fósforo, que varia en cantidad y efectos dependiendo del tipo de nuez. Pueden causar problemas en los riñones y cálculos en la vesícula, además de vómitos, hipertermia y dificultades motoras.

Los cacahuetes, sin embargo, no son perjudiciales siempre que se consuman con moderación y solo como complemento a la dieta habitual.

Los cacahuetes son una buena fuente de vitamina H y B7 para los perros.autor de ‘Dieta casera para perros y gatos’, (Blackwell, 1999). 

Donald R. Strombeck, veterinario y nutricionista. Autor de Dieta casera para perros y gatos, ( Blackwell, 1999).

UVAS Y PASAS

Aunque se desconoce el agente tóxico de ellas, lo cierto es que han llegado a causar la muerte a algunos perros.

Dependiendo mucho del tipo de pasas y uvas y características del perro, los primeros síntomas son vómitos y diarreas, más tarde, puede mostrar letargo, dolor abdominal, debilidad, deshidratación y temblores, pudiendo producirse la muerte en las primeras 72 horas. Aunque no se sabe a ciencia cierta qué lo produce o en qué cantidad, mejor no experimentar y evitarlas.

SEMILLAS DE FRUTAS

Tu perro puede comer frutas, pero siempre sin semillas.

Aunque los perros son omnívoros, su organismo no puede digerir las semillas y les puede causar malestar. Hay algunas semillas como el hueso del durazno y en menor medida la manzana, que sí implican peligro para ellos al contener cianuro, una sustancia letal en función de la cantidad que consuma y el peso del perro.

AGUACATE

Contiene persina, una toxina fungicida derivada de ácidos grasos. Puede causar cólico, diarrea o constipación, además de que tu perro puede desarrollar hígado graso.

XILITOL

Es un edulcorante presente en algunos alimentos sin azúcar como chicles, golosinas y galletas.

Puede provocar hipoglucemia y fallo hepático. De hecho, con tan solo una dosis de 15 gramos, un perro pequeño puede intoxicarse. Revisa los ingredientes de los alimentos que quieras dar a tu perro para asegurarte de que no está presente.

LECHE

La mayoría de los perros tienen intolerancia a la lactosa una vez pasada la fase de cachorro. Su ingesta puede causar a tu perro vómitos, diarrea y otros desarreglos gastrointestinales.

Otros derivados como los yogures o quesos curados, tienen menor concentración de lactosa y a muchos perros no le sientan mal.

En el caso de los cachorros, si no se dispone de leche materna, se debe utilizar una leche maternizada ya que la tradicional no les aporta los suficientes nutrientes para su correcto desarrollo.

Alimentos prohibidos perros

CAFÉ

Por los estimulantes que contiene, actúa sobre el sistema nervioso provocando hiperactividad, taquicardias, temblores, convulsiones e incluso paro cardiaco en los casos más extremos.

ALCOHOL

Los perros, al tener un cuerpo más pequeño que el nuestro y un metabolismo más rápido, no procesan correctamente el alcohol.

Ingerido en pequeñas dosis no es letal, pero tu perro se pondrá nervioso, pudiendo atacar o herirse a sí mismo.

HUESOS

Puedes dar huesos a tu perro, pero evitando los huesos de ave y siempre crudos. Aún así, supervisa a tu perro cuando los coma porque siempre existe un riesgo de que se atraviesen o se queden atascados en su sistema digestivo o en su tracto intestinal.

En Sr. Perro tienes más información sobre qué huesos puede o no comer tu perro.

COMIDA DE GATO

Aunque a tu perro le guste mucho el sabor de la comida para gatos, mejor evitarla porque tiene una mayor cantidad de grasas y proteinas que la de los perros.

Si se vuelve un hábito comerla, puede ocasionar daños debido a la carencia de nutrientes necesarios para tu perro y un exceso de proteínas que no necesita. Podría ocasionar vómitos, diarreas y, en casos graves, derivar en daño hepático o renal.

Cómo has visto, muchos de estos alimentos comidos de vez en cuando en pequeñas cantidades no causan un problema a tu perro, pero mejor evitarlos.

¿Qué alimentos puedes dar a tu perro?

El mejor alimento que puede comer tu perro es el de su dieta habitual (pienso, dieta BARF, etc.). Por lo que siempre recomiendo entrenar y rellenar los juguetes con su propia comida.

Lo que pasa es que algunos perros no son tragones o su comida no les motiva lo suficiente, de ahí el utilizar alimento extra pero siempre en pequeñas cantidades. Se trata de darle un pequeño bocado.

Para entrenar con tu perro, para algunos juegos interactivos o realizar ejercicios de olfato, puedes utilizar pequeños trozos de comida (del tamaño de una alubia) y que sean fácilmente manipulables:

  • Su propio pienso.
  • Otro pienso que le guste más y reserves para esto.
  • Garbanzos.
  • Trocitos de queso.
  • Trocitos de carne (pavo, salchichas…).
Comedero interactivo con una pelota

Para el interior de un juguete rellenable, puedes hacer una masa con:

  • yogurt.
  • queso de untar.
  • patata, zanahoria o arroz cocido.
  • plátano maduro machacado.

Y puedes añadir a esta masa algunos trozos de otros alimentos que le puedan gustar y dar más sabor como:

  • Trozos de manzana, pera, plátano, calabaza…
  • Atún o trocitos de carne o queso.
  • Un poquito de crema de cacahuete.

Importante, siempre en los productos procesados (yogurt, queso, crema de cacahuete, etc.) mirar los ingredientes para comprobar que no tiene alguno dañino como sal, azúcar o xilitol.

Aquí te dejo una infografía muy chula de Hereup.com sobre los alimentos que pueden y no pueden tomar los perros:

Y siempre, siempre, en caso de duda, consultar con tu veterinario.

Problema de conducta en los perros

Problema de conducta de tu perro… ¿estás seguro?

En muchas ocasiones puedes pensar que tu perro tiene un problema de conducta cuando realmente no es así. Lo que para ti es un problema, no es más que un comportamiento normal para la edad de tu perro, su estado de desarrollo y su capacidad.

Turid Rugaas comienza su artículo Valpen con estas palabras:

Cuando los perros crían a sus cachorros, los convierten en perros perfectos. Cuando los lobos crían a los lobeznos, los convierten en lobos perfectos, preparados para afrontar una vida de supervivencia. Cuando los humanos criamos perros, nos metemos en problemas, ¿por qué?

Turid Rugaas, artículo Valpen.

El problema se genera cuando los humanos tratamos de convertir a nuestro cachorro en un perro perfecto, ¿por qué?

Por qué surgen problemas de comportamiento en los perros

Porque no dejamos que los cachorros se desarrollen de forma natural, como lo harían si fueran criados por perros. Conforme a su naturaleza y sus necesidades.

Cuando criamos a nuestro cachorro o educamos a un perro que llega a nuestro hogar, le exigimos que se adapte a nuestra vida humana.

No critico esto en absoluto, al final el convivir con nosotros exige que se adapten a nuestras rutinas y respeten las normas humanas. Pero es importante que recuerdes esto cuando trates los problemas que surgen durante esta adaptación y en general con la convivencia.

Recalco: problemas de comportamiento según nuestras normas humanas, no las suyas.

Estos son solo algunos ejemplos de a lo que se tienen que adaptar nuestros perros al convivir en nuestra familia:

  • Pasar largas horas en casa sin (jugar) romper nuestros objetos.
  • Hacer pis y caca no cuando lo necesitan, sino cuando nosotros decidimos/podemos sacarles.
  • Salir a la calle atados a una correa, cuando nosotros decidimos, por donde nosotros decidimos.
  • Tiempos de juego e interactuación con otros animales reducidos y, muchas veces en condiciones no adecuadas: espacios pqueños como los parques para perros, estrechas aceras en las que se cruzan de frente atados a una correa, etc.

Sin duda te puedes hacer una idea de cuán diferente es nuestro mundo al suyo.

Un mundo para el que no están preparados. Los perros nacen para ser perros, aunque tengan que adaptarse a nuestro mundo para poder vivir.

Un problema de conducta que en realidad no lo es

Hace años, llegué a casa directa del trabajo con un amigo para comer juntos. Al llegar, sacamos a los 4 perros que estaban en casa para que hicieran pis después de tantas horas solos.

–¿No se han hecho pis y caca en casa en todo este tiempo? Es alucinante que aguanten tan bien –se sorprendió mi amigo–, el cachorro de mi compañero de piso se mea cuando se queda solo mientras trabajamos.

–Claro, es que un cachorro no puede aguantar tanto tiempo sin hacer pis –le contesté.

–Es que nosotros tenemos que irnos a trabajar –me dijo.

No es un problema del cachorro, ni siquiera de mi amigo. Ellos necesitan ir a trabajar y para ello deben dejar solo al cachorro muchas horas en casa. El que el cachorro no aguante el pis tanto tiempo no es un problema de conducta, es algo normal en un perro de esa edad.

¿Quiere decir esto que no puedes hacer nada cuando tu perro tiene un problema de conducta?

En absoluto.

Claro que debes de solucionarlo. El corregir ese problema será beneficioso tanto para tu perro como para ti.

Por ejemplo, puedes enseñar a tu perro a hacer pis en la calle. Pero debes de ser consciente que un cachorro no lo hará igual de bien que un perro adulto. Que un perro con miedo, que acaba de ser adoptado o que viene de una situación difícil necesita tiempo para adaptarse.

Los perros no son máquinas, no tienen manual de instrucciones y no se programan para una conducta ejemplar en cualquier circunstancia.

Ante un problema de conducta, empatía

Tienes que tener empatía con tu perro.

Tu perro está deseando hacer las cosas bien, agradarte, hacerte feliz. Cuando hace alguna conducta que no te gusta, es por desconocimiento, por miedo, por estrés, o muchas cosas más razones que nada tienen que ver con molestarte.

Empatiza con tu perro y ten en cuenta su momento vital. Su edad, su desarrollo y sus capacidades influyen en la conducta de tu perro.

Puedes ayudarle y enseñarle a modificar esa conducta que no te gusta, pero siempre teniendo en cuenta las características personales de tu perro.

La misma empatía que sientes hacia el bebé que usa pañales, merece tu cachorro al que le cuesta controlar el pis.

La paciencia que se tiene con los adolescentes en esa etapa tan complicada, necesitan los perros jóvenes cuando atraviesan la adolescencia perruna.

La misma ternura que das al abuelo que pierde facultades y necesita de tu ayuda, dásela a tu perro anciano que poco a poco se vuelve torpe y olvidadizo.

Y siempre, recuerda, no es humano, es un perro. TU perro adaptándose a TU vida.

Debes ser su guía, educarle y proporcionarle las herramientas para que esa adaptación sea lo mejor posible para ambos.

Y, en los momentos o etapas en las que se originan situaciones que no te agradan, empatía. Ponte en el lugar de tu perro e intenta ayudarle desde el cariño.

Antes de irte, me encantará saber tu opinión, ¿crees que es importante esta empatía con tu perro para resolver un problema?

Perros de Ciudad utiliza cookies para mejorar la web y facilitarte su uso. Si sigues navegando, entiendo que te parece bien, pero si tienes dudas, aquí te lo explico mejor.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar