fbpx
Autocontrol en el perro

El autocontrol en el perro es lo que le permite afrontar con una gestión más saludable diversas situaciones en su día a día.

Son muchos los problemas de conducta que presentan los perros en los que la falta de autocontrol es el detonante o agravante de ellos. Trabajando el autocontrol con tu perro a través de ejercicios, situaciones cotidianas y juegos conseguirás que tu perro esté más tranquilo, incluso que aumente la seguridad en sí mismo.

Contenido del artículo

Qué es el autocontrol en el perro

Es la capacidad que tiene un perro gestionar una emoción, regularla y realizar una conducta adecuada. O dicho en otras palabras, pensar qué hacer para poder dar una respuesta adecuada en vez de actuar a lo loco.

El autocontrol es la capacidad de tu perro de sentir que lo que sucede en situaciones de interés puede afrontarlo con éxito
a través de acciones voluntarias, sobre sí mismo y sobre su entorno.

Un perro con autocontrol gestionará las situaciones de forma tranquila y calmada. Y esto es algo que tu perro debe y puede aprender a regular por sí mismo, sin que tengas que decirle que lo haga.

Y dentro del autocontrol, podemos hacer dos distinciones:

  • Autocontrol de la emoción: la capacidad para regular y dirigir la emoción ante la aparición de situaciones que la activan.
  • Autocontrol de la conducta: la capacidad de interactuar y responder de forma anticipada con conducta voluntaria, ante el estímulo y/o situación que activa la emoción.

Es decir, el perro tiene que autoregular dos cosas, tanto la emoción que siente como la conducta que realiza.

Diferencia entre autocontrol y control

El autocontrol es la capacidad de tu perro de regular por si mismo una emoción y su conducta a su voluntad. El control es lo que ejerces en tu perro cuando le pides realizar un comportamiento y, para hacerte caso, tiene que regular su emoción y conducta.

Es decir, en tu caso, el control es cuando pides a tu perro que haga algo y te hace caso. Por ejemplo, control es cuando le pides que se siente, que se quede quieto o que venga cuando le llamas. Como ves, es diferente del autocontrol, pues en este caso tu perro no está autoregulando su respuesta, sino que tú le estás diciendo lo que debe de hacer.

Autocontrol y control en el perro

En esta foto, le estoy pidiendo a Plumi que se siente y se quede quieta, por lo tanto es control. Y no es que sea algo malo el control, pues puede ser muy útil en diferentes situaciones. Sin abusar, como todo. Pero en este artículo vamos a dejarlo de lado para centrarnos en el autocontrol.

TEN EN CUENTA…

Cuando ejerces control en tu perro al pedirle algo, también hay autocontrol por parte de tu perro para poder regular su emoción y conducta para realizar lo que le pides. Sin embargo, nos centraremos en el autocontrol en este artículo porque al final es el objetivo: que tu perro elija una conducta saludable por sí mismo (sin que tú le digas qué  hacer o no).

¿A mi perro le falta autocontrol?

Hay muchas situaciones que quizás estás viviendo con tu perro que son producidas por una falta de autocontrol. Las más típicas son:

  • Con la comida: tu perro está muy nervioso mientras preparas su comida, saltando, ladrando y moviéndose de un lado a otro sin parar. Se abalanza sobre el plato de comida cuando lo estás dejado en el suelo y algunas veces hasta lo tira de la emoción.
  • Al salir al paseo: tu perro se pone como una moto cuando llega el momento de salir a la calle. Salta, ladra, da vueltas sobre si mismo… un auténtico torbellino mientras te preparas. Te cuesta ponerle el collar, la correa y al abrir la puerta se abalanza para salir el primero como si no hubiera mañana.
  • Cuando saluda: tu perro sale disparado para saludar a otros perros, se tira como un loco a saludar a las visitas, se tira encima de cualquier persona que ve en el paseo a saludarla…
  • Durante el paseo: tu perro tira sin parar para llegar al parque, para saludar a otro perro, para ir a un lado u a otro. Tu paseo es un continuo tirón de correa.

Estas son situaciones muy típicas de un perro impulsivo que no mide su respuesta ante un estímulo. Pero cada perro es un mundo y quizás ahora tengas en mente otras situaciones provocadas por falta de autocontrol en tu perro.

BENEFICIOS de practicar autocontrol en el perro

Cuando un perro siente una emoción muy fuerte, esta impacta en la dimensión emocional produciendo una conducta innata, reactiva e inmediata. El autocontrol es lo que hace que conecta la dimensión emocional con la dimensión cognitiva para que piense y de una respuesta adecuada y eficaz a la situación.

Autocontrol en el perro

Trabajar el autocontrol con tu perro le aporta múltiples beneficios:

  • Aumenta la confianza en sí mismo y seguridad. Ya no será un perro que actúe de forma descontrolada ante una situación sino que podrá analizar el entorno y dar una respuesta cognitiva.
  • Se sentirá más seguro pues tendrá más herramientas para gestionar las situaciones.
  • Mejora la gestión de la frustración y aumenta la concentración. Tu perro no activará una respuesta innata ante las situaciones, sino que pensará antes de actuar. Con la práctica, se concentrará a la hora de resolver un problema y en vez de frustrarse, buscará la forma de hacerlo.
  • Aumenta vuestro vínculo. Pues trabajaréis juntos este autocontrol y eso hará que tu perro gane confianza en ti y os unáis más.
  • Mejora su estabilidad emocional. Ya no es un ser sin control de sus pensamientos o emociones, sino un perro que puede regular sus emociones por sí mismo. Podrá evitar estados de excitación máxima, de hiperactividad y demás emociones tomando el control y relajándose por sí mismo.
  • Mejora vuestra convivencia. Tu perro dejará de lado conductas que sin duda empeoran el tiempo que compartís juntos (avalanzarse a otros perros en el paseo, ponerse muy nervioso para salir de paseo…).
Por ejemplo, puedo pasear con Balú tranquila aunque pasemos cerca de gatos, pues no se abalanza hacia ellos.
caminar sin tirar de la correa

Qué perros deberían practicar autocontrol

El autocontrol es para todos los perros.

Y una vez dicho esto, es verdad que a los que más puede ayudar son:

  • Cachorros: indispensable para un buen crecimiento emocional.
  • Perros muy nerviosos: pues les ayudará a tomar el control de las situaciones y no dejarse llevar por la emoción.
  • Perros miedosos: les ayuda a que ante una situación de miedo no tome el control la emoción sino que puedan regular su respuesta. También ganarán seguridad en sí mismos.
  • Perros que se abalanzan ladrando: para que su cerebro no active la respuesta primaria ante un estímulo y tengan herramientas para no reaccionar de forma inadecuada.

Control de impulsos y autocontrol

Los perros con problemas de control de impulsos presentan conductas irreflexivas y poco meditadas. Actúan de forma impulsiva, sin medir las consecuencias que puedan tener sus conductas.

Los perros son seres inteligentes, con una compleja red neuronal que les permite adaptarse a su entorno y ser socialmente competentes. Aunque parezca que el control de impulsos es algo más humano que perruno, lo cierto es que no es así.

Un perro equilibrado es capaz de regular sus impulsos de manera voluntaria con el objetivo de alcanzar un bienestar y equilibrio personal. Esto es una habilidad compleja, en la que están involucrados aspectos como las emociones, los pensamientos y comportamientos, así como la toma de decisiones.

Trabajando el autocontrol, algo que los cachorros realizan de forma natural cuando se crían con su familia perruna, tu perro será capaz de controlar sus impulsos por sí mismo.

Cómo PRACTICAR AUTOCONTROL con tu perro

No hay mejor forma de trabajar el autocontrol con tu perro que con una rutina tranquila y saludable. Introducir en vuestro día a día espacios de calma y paseos tranquilos, mejor si es por zonas de naturaleza.

Mientras olfatea, tu perro practica el autocontrol. Mientras juega con otros perros, tu perro se autocontrola para no subir de intensidad y poder hacer daño. 

¿Quieres practicar ejercicios de autocontrol?

Junta todo ese tiempo que tienes pensado dedicar a tu perro a practicar el autocontrol y da un buen paseo por el campo con tu perro suelto. No hay mejor forma de hacerlo.

Y dicho esto...

Puedes mejorar el autocontrol de tu perro con ejercicios formales, pero esto es algo complementario a construir una buena base de bienestar donde el autocontrol pueda florecer.

EJERCICIOS de autocontrol

Cárgate de paciencia y constancia para entrenar el autocontrol con tu perro, pues dependiendo de la excitación de tu perro y de la situación de partida en la que se encuentre, te costará más tiempo conseguir tus objetivos. Pero lo lograrás, da igual cómo sea tu perro ahora. Todos lo logran.

Para practicar estos ejercicios de autocontrol, las primeras veces le dirás a tu perro qué hacer (sienta, quieto, etc.) pues así le muestras la conducta adecuada en esa situación para conseguir su objetivo. Por ejemplo, le dices espera antes de abrir la puerta para que vea que quieres que esté quieto y tranquilo antes de que abras la puerta. 

Pero, es muy importante, que después de dos o tres veces que se lo hayas pedido, cuando estés seguro de que lo ha entendido, no le digas nada. Que sea tu perro quién libremente elije la conducta adecuada.

Como ves, se trata de ejercer cierto control al pedirle lo que quieres que haga, pero una vez que lo ha entendido, dejar en próximas ocasiones que sea tu perro quien decida hacerlo o no. ¿Suena fácil? Ppues es dónde falla la mayoría de la gente, en no dejar a su perro elegir si quiere, por ejemplo, esperar tranquilo para que abras la puerta, o no.

Recuerda que no se trata de decir a tu perro lo que debe de hacer, eso sería control, sino de que él mismo realice la conducta deseada, en este caso estar tranquilo, sin que nadie se lo diga.

A menudo escribo a mis suscriptores correos con aprendizajes como este que acabas de leer. Si te ha gustado, mi recomendación es que te suscribas (es gratis) porque día que estas fuera, día que te pierdes.

Y para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), te aviso de que yo, María Lozano, soy la responsable de los datos que me proporcionas con la finalidad de que te envíe emails con información sobre educación canina y los servicios que ofrezco. Para entender que tus datos están seguros, debes de leer la política de privacidad, donde tienes todos tus derechos detallados. La legitimización para el tratamiento de tus datos y poder enviarte emails es tu consentimiento al aceptar la política de privacidad y el destinatario de tus datos es ActiveCampaign, la plataforma que gestiona el email marketing.

16 comentarios en «Autocontrol en el perro»

  1. Muchísimas gracias,por este gran trabajo con el cual,me ayudas a enseñar,cuidar,proteger y sobretodo aprender yo a cómo educar a mi querido compañero y amigo Tro.un besazo y mil gracias.

    Responder
  2. Hola María,espero aprender con todo este material que aportas en tu blog . Tengo dos boyeros de Berna y una tiene estrés y es reactiva. En este tiempo de confinamiento a empeorado espero me sirva todo lo que aportas para ayudarla. Gracias

    Responder
    • Muchas gracias por el amor y la dedicación con la que creas estos artículos y envías los mails. Voy leyendo todos y poniendo en práctica los ejercios, mi perro es muy ansioso y a veces reactivo en los paseos con otros perros y me cuesta relacionarlo porque tengo miedo que lastime a alguien aunque no sea a propósito. Estamos fomentando la calma desde casa y tú información y actividades nos ayudan mucho!!

      Responder
  3. Hola María, aunque a veces voy retrasada viendo todo lo que mandas, quería agradecerte muy mucho está labor desinteresada que nos estás regalando. Gracias por regalarnos tu tiempo y tus conocimientos… Seguimos poco a poco aprendiendo.
    GRACIAS

    Responder
  4. Hola María, muchas gracias por todo el esfuerzo que estás realizando para ayudarnos con nuestros pekes; siento mucho no ir al día en cada una de tus publicaciones y no poder estar más presente en la Academia, pero ya sabes que corren tiempos difíciles.
    Encontrar tus mails, y poder leerte por cualquier parte me da mucha tranquilidad; y sigo tus instrucciones siempre que puedo, a pesar del retraso.
    Hay artículos que he leído varias veces, y me doy cuenta que conforme avanzo con Bolo encuentro cosas nuevas en tus instrucciones que voy entendiendo mucho mejor.
    Gracias de nuevo!!!

    Responder
    • Hola Belén,

      Son tiempos difíciles y no te preocupes que lo importante es aprender poco a poco y darnos también espacio para descansar. Dale mucho cariño a Bolo y transmítele tranquilidad que es lo más importante.

      Un fuerte abrazo,

      María.

      Responder
    • No todo es autocontrol, pues aunque influye también hay otras variables: ¿estás dando un paseo tranquilo?, ¿tiene unos niveles bajos de estrés?… y de todas formas, aprender a gestionar esas situaciones cuanto antes para que no empeore el problema (cómo hacer esto lo tienes en mi Curso de Reactividad). Pero sea como fuere, mi recomendación es no dejarlo pasar porque no solo no mejora por si mismo, sino que suele ir a peor.

      Responder
  5. Hola María,
    Es la primera vez que caigo en tus articulos, y esto refuerza mucho un proceso educativo que hice con mi perra. Muchos de los ejercicios que comentas los hemos trabajado y ella es muy juiciosa hasta que otro perro se acerca o ve personas al rededor. Constantemente hacemos estos ejercicios en el parque, y ha ido mejorando con un entorno mas activo.

    Sin embargo, he tenido inconvenientes con su conducta, porque sin mostrar ningun tipo de disparador (incluso cuando se ve tranquila), sale corriendo y se me ha cruzado calles, vias principales (afortunadamente no hemos tenido accidentes), pero el control que aparentemente tiene al detenerse en los andenes antes de cruzar se le olvida por completo.

    Agradezco cualquier sugerencia que me puedas hacer.

    Saludos y gracias por la información que compartes.

    Responder
  6. Hola María muchas gracias por tus sugerencias tenia unas dudas con mi perro es un doberman es un cachorro tiene 3 meses pero caundo le boy a servir su comida se pone muy ancioso y se pone a ladrar y a saltar no espera a que termine de servirsela sera que con paseos largos se calma un poco con lo de la comida y tambien cuando le sirbo la comida a mi otro perro el va y se la quita no se que hacer para que no se le meta al plato ami otro perro.

    Responder

Deja un comentario

Perros de Ciudad utiliza cookies para mejorar la web y facilitarte su uso. Si sigues navegando, entiendo que te parece bien, pero si tienes dudas, aquí te lo explico mejor.

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar